Custodia compartida

El régimen de custodia compartida es uno de los posibles regímenes de custodia que se permiten en el ordenamiento jurídico español.

El artículo 92 CC señala que el divorcio no exime a los padres de las obligaciones para con sus hijos. Esta obligación de los progenitores para con sus hijos es una exigencia que la propia CE, señala como uno de los principios recortes de la política social y económica: “Los padres deben prestar asistencia de todo orden a los hijos habidos dentro o fuera del matrimonio, durante su minoría de edad y en los demás casos en que legalmente proceda”

En el año 2013, la Tribunal Supremo, estableció que el sistema de guarda y custodia compartida es el sistema normal e incluso deseable, en su   Sentencia Nº 257/2013. En esta sentencia se señalan los criterios principales para adoptar este régimen: “Se declara como doctrina jurisprudencial que la interpretación de los artículos 92, 5 , 6 y 7 CC debe estar fundada en el interés de los menores que van a quedar afectados por la medida que se deba tomar, que se acordará cuando concurran criterios tales como la práctica anterior de los progenitores en sus relaciones con el menor y sus aptitudes personales; los deseos manifestados por los menores competentes; el número de hijos; el cumplimiento por parte de los progenitores de sus deberes en relación con los hijos y el respeto mutuo en sus relaciones personales; el resultado de los informes exigidos legalmente, y, en definitiva, cualquier otro que permita a los menores una vida adecuada, aunque en la práctica pueda ser más compleja que la que se lleva a cabo cuando los progenitores conviven. Señalando que la redacción del artículo 92 no permite concluir que se trate de una medida excepcional, sino que, al contrario, habrá de considerarse normal e incluso deseable, porque permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aun en situaciones de crisis, siempre que ello sea posible y en tanto en cuanto lo sea.”

A pesar de que el Tribunal Supremo, a partir de que la citada Sentencia de abril de 2013 establece una línea jurisprudencial a favor de la guarda y custodia compartida, también ha destacado la necesidad de probar y justificar la conveniencia de dicho modelo. Los criterios establecidos en la Sentencia de 29 de abril de 2013 han de ser integrados con hechos y pruebas y así lo señaló en la Sentencia Número 515/2015, de 15 de octubre de 2014:

«Obligación de los padres es no solo interesar este sistema de guarda, bajo el principio de contradicción, sino concretar la forma y contenido de su ejercicio a través de un plan contradictorio ajustado a las necesidades y disponibilidad de las partes implicadas que integre con hechos y pruebas los distintos criterios y la ventajas que va a tener para los hijos una vez producida la crisis de la pareja, lo que no tiene que ver únicamente con la permanencia o no de los hijos en un domicilio estable, sino con otros aspectos referidos a la toma de decisiones sobre su educación, salud, educación y cuidado; deberes referentes a la guarda y custodia, periodos de convivencia con cada progenitor; relación y comunicación con ellos y régimen de relaciones con sus hermanos, abuelos u otros parientes y personas allegadas»

Desde Parentas Asociados, creemos en la obligación de una corresponsabilidad de ambos padres, y siempre que se den las circunstancias necesarias consideramos que el régimen más beneficioso tanto para las partes como especialmente para sus hijos es el de custodia compartida.

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

Abrir chat
¿Hablamos?